Preparate para el Cambio

Los cambios en cualquier situación laboral, ya sean positivos o negativos, pueden generar un periodo de incertidumbre, estrés y ansiedad durante el periodo de adaptación. Una clara comprensión de qué se entiende por cambio organizacional y de aquello que debemos esperar cuando se aborda, puede reducir el periodo de adaptación, permitiéndote normalizar la situación con mayor rapidez.



Los grandes cambios organizacionales suelen ser impopulares, particularmente en aquellos que deben implementarlo. Esto no supone ninguna sorpresa ya que, por definición, un periodo de cambio es un tiempo de inquietud y de incertidumbre; un viaje hacia lodesconocido. Aunque las cosas nunca duran para siempre, en las organizaciones y en tu propia vida. Y a menos que sean capaces de cambiar, las organizaciones fracasan.


Te verás expuesto a distintos tipos de cambios a lo largo de su vida laboral. El cambio organizacional afecta a toda la organización de forma fundamental. Podría incluir cambios en la misión o cambios operacionales importantes como la introducción de nuevas tecnologías. El cambio no organizacional es relativamente menor. Está limitado a tu entorno inmediato, como por ejemplo con quién trabajas en un equipo.


Aunque puede que no siempre te sientas de esta forma, aprender a aceptar el cambio organizacional ofrece algunos beneficios. El primer beneficio es darse cuenta que el cambio organizacional es normal. Sin cambio, las organizaciones no tendrán éxito. Una organización existe dentro de un cierto contexto y debe adaptarse al mismo. El cambio permite avanzar a una organización y ayuda a asegurar que pueda funcionar dentro de un entorno cambiante.


Por ejemplo, algunas organizaciones incorporan políticas para corregir desigualdades de raza y género. Otras podrían realizar cambios como respuesta a aspectos medioambientales o a una nueva legislación. Estos tipos de cambios son positivos y necesarios.


Un segundo beneficio de aceptar el cambio es que ayuda a comprender lo que está pasando en la organización. Ofrece una gama de reacciones y conductas que de alguna forma pueden predecirse. Su comprensión mejora la perspectiva de lo que está ocurriendo a su alrededor. Esto ayuda a tener una sensación de mayor control.

Por ejemplo, una respuesta común al cambio consiste en resistirse cuando parece amenazador o confuso. Aunque si sos consciente de esta tendencia automática, podés evitarlo.


Sabiendo lo que se espera y comprendiendo lo que está pasando en tu organización, podés prepararte proactivamente para el cambio.


El tercer beneficio es aceptar el cambio. Una comprensión más clara de lo que está pasando ayuda a integrar el cambio, lo que permite adaptarse de forma más efectiva.


Por ejemplo, suponte que tu empresa está iniciando un programa de prácticas. Si lo sabés, podés prepararte para el estrés adicional que supone tener que trabajar con recién llegados relativamente poco formados. Y planificar formas de asignarles responsabilidades de forma efectiva.


Aunque aceptar el cambio organizacional puede resultar difícil, merece la pena. Si aceptas el cambio en tu lugarde trabajo, te vas a encontrar mejor preparado para enfrentarte con el futuro, cualquiera que sea.

0 vistas

Entradas Recientes

Ver todo

NO TE PIERDAS NINGUNA IDEA!

¡Gracias por tu Suscribirte